DESMENUZÁNDOME POR DENTRO

3.20.2015 | LORENA LUACES



Como sabéis tras un 2014 marcado por las lesiones y la imposibilidad de enganchar una racha continuada de entrenamientos este verano tomé la decisión de apostar mi todo a una única carta, el atletismo.

A pesar de llevar desde los 11 años practicando este deporte, en mi opinión un amparo más que suficiente, es inevitable eludir el deber de justificación constante, hacer ver a los demás que estás donde estas por trabajo, por talento y porque lo mereces. Después de muchos años de dualidad laboral y deportiva creía que era lo justo, necesitaba ver si con el incremento en la cantidad y calidad en los entrenamientos, el descanso suficiente y con los cuidados necesarios sería capaz de dar lo mejor de mi como atleta. Necesitaba demostrarlo y demostrármelo.

Los últimos meses del año fueron meses muy especiales para mi,  aunque son los meses más duros por la carga de entrenamiento y a las bajas temperaturas, los  disfruté, mi progresión en cada sesión iba sin prisa pero sin pausa, cada pieza del puzle iba encajando, lo que parecía un imposible en otras ocasiones, esta vez era una realidad y mi ilusión y confianza iba incrementando a medida que se acercaba el día d y la hora h.

Y cuánto de puñetero tiene este deporte, siete meses esperando la competición y en el momento de demostrar, fallo. Si no he escrito hasta el momento ha sido por dolor y decepción conmigo misma. Hacer lo máximo que puedo, ni más ni menos es mi filosofía diaria, ese día no fui capaz, no pude competir.

En ese momento los árboles no te dejan ver el sol, en los siguientes días mi cabeza no dejaba de hacerse mil y una preguntas a las que a que a día de hoy a algunas de ellas soy incapaz de dar respuesta. Lo único que puedo deciros es que no cogeré el camino fácil,  el objetivo ahora no es demostrar es continuar en el camino de seguir dando a diario lo mejor de mi misma, porque cuando lo hacemos, poco más nos podemos exigir.

Gracias a todos los que me habéis dado apoyo constante especialmente en estos días así como a todo mi equipo de trabajo (entrenador, fisio, médicos...) , patrocinadores y colaboradores, club y en especial a Fer. Sois  mi pilar, mi sostén, y los que me guiáis en los momentos en los que la niebla no me deja ver el sol.
También quiero agradecer el incesante ánimo de mis padres, que desde que me inicié en el atletismo no han dejado de empujarme, y cuyo trabajo y constancia espero haber heredado.

Este fin de semana debería volver al ruedo, pero una lesión en mi rodilla derecha y la falta de aliento han hecho que no tenga la confiaza necesaria para afrontar 20 km al más alto nivel.

Repito, un sin fin de gracias.

Lorena.



next
Copyright © 2013-2014 Lorena Luaces. All Rights Reserved